Obama Remonta el Vuelo Gracias a un Oportuno Apoyo

Miércoles, 20 Agosto   

El espaldarazo del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, a Barack Obama llega en el momento justo, según encuestas y expertos, que sugieren que ha ayudado al senador a remontar el vuelo tras la polémica por los sermones de su reverendo. “Ha sido muy oportuno y ha logrado alejar la atención del pastor Jeremiah Wright”, dijo a Efe Bill Chaloupka, profesor de la Universidad estatal de Colorado, en referencia al reciente apoyo de Richardson a la campaña del senador demócrata.

El gobernador fue secretario de Energía y embajador ante Naciones Unidas durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001), con quien se creía le unía una amistad personal. De ahí que su apoyo el viernes a Obama sea todavía hoy motivo de comentario y haya llevado a algunos de los asesores de la senadora demócrata por Nueva York Hillary Clinton a compararlo con el mismísimo Judas.

“El apoyo de Richardson llegó justo alrededor del aniversario del día en el que Judas vendió (a Jesús a los romanos) por 30 monedas de plata”, dijo James Carville, en declaraciones publicadas por el diario The New York Times.

Schwartz considera que esa situación acentúa la relevancia del espaldarazo del gobernador de origen hispano y podría indicar que la elite del Partido Demócrata quiere poner cuanto antes fin a una campaña electoral, cuya acritud va en aumento. Obama lleva la delantera a Hillary en número de delegados elegidos mediante votación popular, aunque ninguno tiene el apoyo suficiente para alzarse con la candidatura.

Michele Dillon, de la Universidad de Nuevo Hampshire, cree que el respaldo de Richardson podría abrir la veda para que los “superdelegados” que todavía no se han manifestado se pronuncien a favor de uno de los dos rivales en liza, así como atraer a algunos votantes hispanos hacia el campo de Obama.

Más allá de eso, los expertos consultados por Efe destacaron que la recuperación del senador por Illianos frente a Hillary en las últimas encuestas también demuestra que su discurso de la semana pasada sobre las tensiones raciales en EE.UU. fue efectivo. El legislador afroamericano se vio forzado a abordar el delicado tema, tras la polémica generada por los sermones de Wright, su ex reverendo, quien animó a los negros de su comunidad a entonar “Dios maldiga EE.UU.”, en lugar del tradicional “Dios bendiga EE.UU.”, por el racismo aún rampante en el país.

Pese al ligero respiro de Obama, por ahora nadie da el tema de Wright por cerrado y la conclusión generalizada parece ser que tanto la campaña de Hillary como la del candidato republicano John McCain pueden utilizarlo como arma arrojadiza en cualquier momento. Los extractos de los sermones que los medios estadounidenses obtuvieron previa compra, a través de la página web de la iglesia de Chicago en la que Wright ofició servicio hasta su reciente jubilación, son perfectos para el formato televisivo.