Hillary a la Defensiva

Miércoles, 20 Agosto   

Las cada vez más insistentes llamadas de su partido para que abandone la batalla, ha hecho que Hillary Clinton se ponga a la defensiva y, en un tono desafiante, prometa luchar hasta el final por la candidatura demócrata. En una entrevista publicada hoy por The Washington Post, la senadora por Nueva York prometió, no solo aguantar hasta que se agoten todas las primarias, a principios de junio, sino incluso a llegar a la Convención Demócrata de agosto si fuera necesario.

Pero precisamente ese es el gran temor que tienen los dirigentes demócratas, que ven cómo el partido está totalmente dividido entre Clinton y el senador de Illinois Barack Obama. Piensan que prolongar la batalla no puede sino favorecer al Partido Republicano, que ya ha cerrado filas en torno a su candidato, John McCain, cuando aún quedan ocho meses para las elecciones presidenciales.
Varios miembros del partido demócrata pidieron a Clinton que se retire, con el argumento de que Obama le gana en número de delegados, en estados y en intención de voto popular. El presidente del Partido Demócrata, Howard Dean, expresó el viernes su deseo de que la batalla no se alargue más allá de julio, e insistió en que no quiere que el nombre del ganador se decida en la convención de agosto, algo a lo que está decidida Clinton, si fuera necesario.

La senadora puso sobre la mesa el peliagudo asunto de Michigan y Florida, dos estados donde ella ganó, pero cuyos delegados no cuentan, dado que fueron castigados por el Partido Demócrata por haber celebrado primarias antes de hora. “Soy consciente de que hay gente que quiere acabar con esto cuanto antes, pero pienso que están equivocados. No tengo intención de retirarme hasta que acabe lo que empecé, hasta que vea que ocurre en las diez primarias que quedan por celebrar, y hasta que se resuelva lo de Florida y Michigan”, aseguró hoy Clinton a The Washington Post.

También el gobernador de Nuevo México y antiguo miembro de la administración Clinton, Bill Richardson, que hace unos días dio su apoyo explícito a Obama, dijo que la ex primera dama “tiene todo el derecho a seguir en la batalla. Está haciendo una campaña muy buena”.

En la actualidad, Clinton cuenta con el apoyo de 1.486 delegados, frente a los 1.625 delegados de Obama. Para ser nombrado candidato, se requiere el apoyo de al menos 2.024 delegados. A estas alturas es casi matemáticamente imposible que ninguno de los dos se haga con la cifra mágica cuando concluyan las primarias, el 3 de junio.

El propio Bill Richardson afirmó hoy en CBS que, llegado el 3 de junio, sería bueno que el partido tuviera pensado un sistema para resolver la elección de un candidato sin tener que esperar a finales de agosto. “Creo que lo importante es que, cuando llegue el 3 de junio, veamos quién tiene más delegados, quién tiene más voto popular, y quién tiene más estados”, dijo el Gobernador, en clara referencia a Obama.